La NASA despertó la curiosidad de todos los usuarios de las redes sociales, luego de mostrar unas imágenes que capturó vía satélite en donde se aprecia una columna de agua descolorida procedente del volcán Kavachi en el Océano Pacífico, justo en donde habitan decenas de tiburones mutantes que están habituados a sobrevivir en el cráter de aguas ácidas.

Cabe destacar que el volcán también apodado como ‘sharkcano’ se encuentra en las Islas Salomón, ahí habitan dos especies de tiburones, mismos que deberán sufrir las consecuencias que generé el volcán una vez que entre en erupción.

De hecho, en las imágenes de satélite se puede ver perfectamente una columna de agua descolorida emitida por el Kavachi, el cual se encuentra a unos 24 kilómetros al sur de la isla Vangunu.

Algo que llamó la atención y que sin duda preocupó a muchos es que en la escena el volcán está arrojando humo y cenizas, así como fragmentos de los ‘tiburones mutantes’.

Según el Programa de vulcanismo global del Smithsonian, y los nuevos datos satelitales de la NASA, sugieren actividad durante varios días en abril y mayo de 2022, después de que el volcán submarino entrase en fase eruptiva en octubre de 2021

“(Una imagen) adquirida el 14 de mayo de 2022 por Operational Land Imager-2 (OLI-2) en Landsat 9, muestra una columna de agua descolorida emitida por el volcán submarino”, dijo la NASA en sus redes sociales. “Investigaciones anteriores han demostrado que tales columnas de agua ácida sobrecalentada generalmente contienen partículas, fragmentos de rocas volcánicas y azufre. Antes de esta actividad reciente, se observaron grandes erupciones en Kavachi en 2014 y 2007”.

¿Volcanes submarinos?

Los volcanes submarinos tienen las mismas características que los volcanes de superficie, incluidas las erupciones.

Kavachi se considera uno de los volcanes submarinos más activos de la región del Pacífico. Alias Sharkcano desde 2015, fue cuando los científicos se sorprendieron al encontrar dos especies de tiburones, incluidos tiburones martillo, que vivían y prosperaban en el agua caliente, ácida y cargada de azufre del cráter, ubicado en lo más profundo del océano, acompañados de jureles de aleta azul, pargos, rayas de seis branquias o medusas viviendo en este ambiente extremo, según publicaron en un estudio de la revista Oceanography.

Aunado a lo anterior, es importante mencionar que los primeros informes de actividad se registraron en 1939: la primera erupción. Desde entonces, ha habido al menos 11 erupciones significativas (36 periodos eruptivos en total) y algunas fueron tan poderosas que crearon nuevas islas. Sin embargo, su pequeño tamaño hizo que no pudieran resistir la erosión y acabaron finalmente sumergidas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here