Brad Pitt causó revuelo al asistir este 19 de julio a la proyección de la película “Bullet Train” en Berlín, Alemania, usando una falda que dejó al descubierto algunos de sus tatuajes.

Durante el estreno del filme, donde comparte créditos con Sandra Bullock y Bad Bunny, el actor aprovechó para aclarar que sus comentarios durante en la entrevista a la revista GQ se malinterpretaron, pues él no hablaba de retirarse de la actuación. “Parece que se interpretó como una declaración de retiro, pero no es eso lo que quería decir. Lo que quería decir es que ya estoy afrontando el último tramo, la última temporada. (Y la pregunta es) ¿Cómo quiero pasar ese tiempo? Pero en ningún caso se trata del retiro”, explicó. El histrión, de 58 años, tiene varios proyectos actorales en puerta, como su próxima película “Baylon” con Margot Robbie, además de su éxito como productor en Plan B Entertainment. “Voy de película en película, y lo último que hice define lo que voy a hacer luego”, agregó Pitt. Sin embargo, contrario a muchos de sus colegas, está despreocupado de dónde se puedan proyectar sus filmes, pues se muestra abierto a todas las probabilidades y oportunidades. “Me gustan tanto las plataformas de ‘streaming’ como las salas de cine. Las películas se estaban volviendo tan caras… O eran proyectos enormes o muy íntimas, y parecía que ya no quedaba lugar para nada más. Las plataformas han abierto el terreno para otras voces”, aseguró.

El actual proyecto “Bullet Train”, es una comedia con aires de thriller que se estrenará el 5 de agosto en Estados Unidos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here